miércoles, 9 de diciembre de 2009

Anábasis 013


Como siempre, entintado a boli bic en el transporte público de la comunidad de Madrid. 8-(


Momento de espera en la batalla de Cunaxa... Cuando los ejércitos se encontraban enfrentados, los generales griegos solían reunirse y hacer algún sacrificio (sphagia) en honor de los dioses instantes antes de que la trompeta diese el toque de carga. En este momento Clearco y los otros generales estarían sacrificando, mientras que los persas se mantendrían a la espectativa. Gracias a todos vosotros, lectores, por vuestro apoyo.

Anábasis 012


Como siempre, hecho a boli bic en el metro y en un autobús (además de la EMT, que a eso no se le puede llamar autobús).


Después de las quejas vamos al tema: Los griegos se ver rebasados y tiene que replegar el ala... me da a mi que esta maniobra era muy complicada y debería llevar mogollón de tiempo y coordinación, pero, como soy más chulo que un ocho me la he cargado en dos viñetas.Por otro lado, sigo sin saber como es el peán, así que, tampoco en esta ocasión hay onomatopeya...Ya están los griegos cantarines... algo va a pasar. También anuncio que a partir de ahora tendré menos tiempo, porque una de las clases que imparto me la han trasladado al lado de casa, por lo que no tendré que tomar tanto el metro.


Saludos y gracias por seguir este tocho.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Anábasis 011


Estimados todos:
Como siempre a boli bic, esta vez con sorpresilla (léase al final).
Ya no es necesario decidir si se va a defender en grupo o enviando un destacamento... Artajerjes está ÁQUÍ... y no hay nada peor para un ejército de la antiguedad que verse atacado por la espalda o por los flancos, eso podría convertir cualquier persecución en una auténtica masacre, de modo que toca formar la falange y plantar cara a la caballería persa. La batalla de Cunaza sigue su curso...
Por otro lado, debido a que he cambiado de lugar de trabajo los jueves he tenido que recurrir a un nuevo medio de transporte para entintar: la E.M.T. (es una tortura atroz, es espantoso, collejas para los señores munícipes de Madrid a tutiplén).
Saludos mil.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Anábasis 010


Estimados lectores:
Ciro ha muerto. Pero... ¿Qué pasa con los mercenarios de Clearco contratados por Ciro?
Estaba la falange poniendo en fuga a los persas que tenían en frente, pero, la batalla sigue su curso.
En este momento está anocheciendo, pero como, por desgracias, me ha tocado entintar esto (con boli BIC) en el autobús Moncloa-Collado Villalba y en el cercanías (se menea una barbaridad... barbarbar) no he podido hacer un atardecer como se debe, si no que me he tenido que limitar a los fondos negros. Espero que sepais disculpar mi incompetencia boligraferil.
Para terminar, sé que entre las tropas griegas había peltastas tracios, pero, para esta escena (puesto que los peltastas habían sido atacados por la caballería de Tisafernes -esto ya saldrá más adelante-) he preferido poner ekdromoi griegos correteando para llevar noticias.
Saludos mil.
P.D. Ya van diez paginillas, cuando pensé que me hartaría de esta historia en la 5.
Gracias de nuevo, que es por vosotros por lo que hago esto.
Cervezas mil.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Anábasis 009


No soy muy amigo de las portadillas, pero en este caso, para justificar mi gandulería pongo esto, necesitaba algo más de tiempo para pulir las siguientes páginas... la adaptación de esta parte es complicada porque hay muchos flashback en la propia narración de Jenofonte y necesito algo de documentación.


Saludos y gracias por vuestra paciencia.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Anábasis 008


Se acabó el libro primero, aunque no la batalla de Cunaxa.


Ahora Jenofonte se dedica a rellenar páginas y páginas haciendo un panegírico de Ciro que, resumido, viene a ser: Ciro era un tipo estupendo, el más alto, guapo y con más pasta de todos, y lo bueno es que la pasta la repartía con los colegas, y hacía unas fiestas...En fin, que volveremos con el libro tercero, una vez acabado el panegírico.


Saludos a todos.


Recordad que esto se ha hecho en el metro y el autobús con un boli bic, un portaminas del 0,5 HB y una goma Milan en un cuaderno con papel de 80 gramos. Ea.

viernes, 30 de octubre de 2009

Anábasis 007


De nuevo a bili bic e íntegramente en el metro.


Poco hay que comentar aquí... la contracarga de Ciro contra la caballería de Artajerjes fue un éxito y llevó al encuentro a los líderes de ambos ejércitos.


El climax de la batalla de Cunaxa se acerca...

miércoles, 28 de octubre de 2009

Anábasis 006


Como siempre a boli Bic, en el metro y rodeado de peña.


La mayor parte de los combates entre hoplitas no llegaban a la fase del combate cuerpo a cuerpo... por lo general uno de los bandos huía antes. En ese momento se llegaba a una situación peligrosa para los vencedores, porque si perdían la formación podían verse sorprendidos por la espalda o por los flancos por tropas ligeras o de caballería del enemigo, lo que convertiría una victoria en una masacre. Por eso los oficiales de la falange se esfuerzan en mantener la formación.Esto pasó, efectivamente, en la batalla de Cunaxa, cuando los griegos pusieron en fuga a la infantería persa, Artajerjes ordenó a su caballería que atacase a los griegos por la retaguardia.


Saludos y gracias por vuestra paciencia.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Anábasis 005

Como siempre, a boli bic en el metro... esta no me ha quedado muy lograda porque parte la entinté en el tren de cercanias. En la segunda viñeta los griegos deberían cantar el "peán", pero no he encontrado ninguna transcripción de qué era lo que cantaban, así que el fondo ha quedado en blanco y no con la espectaculan onomatopeya que tenía planeada. Era importante que la falange se mantuviese unida cuando cargaba, en esta batalla algunos se adelantaron y el resto tuvo que correr para no quedarse atrás.

jueves, 15 de octubre de 2009

Anábasis 004


Como siempre, entintado a boli bic en el metro de madrid.


El santo y seña se solía decir dos veces en los ejércitos griegos justo antes de entrar en combate. La mayor parte de las veces los griegos luchaban contra otros griegos (mercenarios de los persas o guerras entre polis), de modo que el santo y seña servía para identificar a los de tu propio bando, ya que no había uniformes.

viernes, 25 de septiembre de 2009

Carta abierta al "Señor" Vicente Molina Foix

Anteriormente admirado señor Vicente Molina Foix:
Han pasado un par de días desde que leyera "eso". He estado pensando si escribir esta entrada o no, y al final, quitándole tiempo al trabajo de "monigotero" que da de comer a mi hija, me he decidido a escribir.
No por indignación, ni por calentón, ni por rebatir "sus" opiniones; si no para contarle lo sufrido que es dibujar historietas.
"Usted" no sabe la de horas que hay que echar delante del tablero para sacar una página en condiciones, ni sabe del elevado nivel de calidad que se autoimponen muchos dibujantes (no sólo me refiero a los dibujantes de estilo naturalista o realista, si no a todos en general). No sabe la de horas que hay que pasar practicando, estudiando anatomía, observando las pinceladas de los maestros de la pintura, del cómic o del dibujo (en mi carpeta de documentación hay muchos bocetos de Leonardo) como si se hiciese al completo la carrera de Historia del Arte o de Bellas Artes.
Tampoco concibe como hay que analizar, desmenuzar, despiezar, las películas, novelas, obras de teatro, etc, que vemos para que nuestra narrativa sea fluida, para que el encuadre de los planos no pierda al lector, para que la historia quede interesante... vamos, más complejo que hacer el curso de guión de cine más complejo que exista...
En fin, lo que más me apena es que no reconozca el trabajo serio y profesional de la gente que nos ganamos dignamente la vida con esto... y no digo "de forma artística", si no dignamente, como un fontanero, un taxista, un empleado del hogar... a los que yo jamás insultaría por su profesión, si no que la tendría en el mayor de los respetos porque sé la dificultad que conyeva (y si no la sé, procuro enterarme).
Un saludo, "Señor Vicente Molina Foix", respetuoso, de uno que sabe lo dura que es la literatura y no la critica por el mero hecho de que haya obras malas.
Fin.
P.D: Ahora si que me he cabreado un poquito.
Aquí tiene "usted" "su" artículo, espero que lo relea con otros ojos.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Haciendo historietas III


Haciendo historietas: Sangre sudor y LÁGRIMAS

Muy buenas noches:
No se preocupen ustedes si aún no se les ha ocurrido una historia que contar. Antes de meternos de lleno en nuestro cómic quisiera que fuesen conscientes de los recursos y habilidades que va a tener que emplear en la confección de su tebeo:
Aquí vemos a Melony aplicándose duramente en la redacción del guión de su cómic. Como ella es especialmente metódica, empleará unos dos meses en documentar toda su historieta y en escribir un guión técnico (más adelante hablaremos de esto). Otros autores, menos meticulosos y más gandules, apenas esbozarán las páginas y así les saldrá lo que les sale.


Melony sabe buscar la documentación necesaria y sabe escribir.
A Melony le gusta dibujar y lo hace con esmero. Empleará aproximadamente 8 horas (una jornada laboral) en dibujar cada página (otros dibujantes, más gandules, lo harán al tresbolillo y la buena de dios y obtendrán una birria, claro). Un album de 48 páginas le implicará 384 horas de dibujo, o lo que es lo mismo 16 días completos o 9´6 semanas laborales de 40 horas.



Lo mismo para el entintado, que Melony hace con paciencia: 384 horas en la mesa de trabajo.



Como a Melony le gustan los tebeos en color, ella misma lo coloreara. Otro tanto.


En total 1152 horas de trabajo en la parte gráfica: 28,8 semanas. Añadiendo la parte de guión tenemos que ha usado unos 9 meses de su vida en hacer el album. Por supuesto, para acortar los tiempos, se puede dividir el trabajo; una persona hace el guión, otra el dibujo, etc.
Melony ha terminado su trabajo y voilà, ya está su tebeo preparado para el ávido lector...


NO. Melony es una autora reconocida y tiene un editor de confianza. Ella le llevará las páginas para que el personal de la editorial las maquete y si es necesario las rotule.

Voilà, ya están los álbumes de Melony dispuestos...


NOO. El editor ha de llevar el trabajo a una imprenta. Allí se imprimen, guillotinan, pliegan y encuadernan.
Voilà, ya tenemos los dibujos de Melony preparados para el disfrute de su legión de admiradores...



NOOO. Los libros deben llevarse a una distribuidora, que en teoría (nótese la ironía) deberá llevarlos desde sus almacenes, con sus camiones y furgonetas, a todas las tiendas de comics del mundo...
Voilà. Ya están las hisotiretas de Melony preparadas para ser leidas.
Veamos como se recompensa (económicamente, claro) es esfuerzo de 9 meses de Melony.
Según mi propia experiencia en "historietas podcast" el vendedor obtendrá un 25-30% del precio de portada (escúchenlo aqui), es decir, de cada ejemplar del tebeo de Melony que se venda, el tendero se quedará ese porcentaje. El distribuidor obtendrá (escuchenlo aquí) entre el 40 y el 60% del precio de portada. El resto queda en manos del editor. Con ese dinero tendrá que pagar a la imprenta, a su plantilla y su propia nómina. Para Melony queda... hagan ustedes la cuenta que a mi me da pena.



Así que la recompensa económica por 9 meses de trabajo será ínfima, mucho menor que el sueldo por hora de un/a empleado/a del hogar.

Además, de esa miserable aportación económica Melony tendrá que pagar la cuota de trabajadores autónomos correspondiente al epígrafe de "creación artística y literaria" mensualmente (alrededor de 250 lerus/mes)). También deberá descontar el 15% de todo lo que gane en concepto de I.R.P.F. La venta de derechos de reproducción no tiene I.V.A., por lo que Melony no tendrá que preocuparse de ese aspecto.

En fin, que antes de embarcarse en la aventura de hacer un tebeo deberán tener en cuenta todo este tinglado.

Un saludo y muchas gracias.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Anábasis 003

Esta entrada la tenía pendiente desde el mes de julio, pero no me dió tiempo a publicarla aquí, sólamente en la licuadora. Con retraso vuelvo al trabajo.

Anábasis: tercera entrega

Esta página ha supuesto para mi un verdadero quebradero de cabeza en cuanto a documentación se refiere. Clearco, el personaje que aparece en la primera viñeta es un exiliado espartano que actua como general de los mercenarios griegos de Ciro. Por ser general me he decantado por dibujarle a caballo, y aquí llegan mis problemas. Apenas he encontrado referencias de caballería espartana, pero, basándome en la ateniense, tendría que haberle dibujado con un casco beocio y una coraza anatómica corta, sin embargo he preferido que llevara el típico casco espartano de tipo pilos y un linothorax. Espero que mis decisiones hayan sido las adecuadas.





miércoles, 29 de julio de 2009

Haciendo historietas II

Haciendo historietas: Formato II




Buenas noches, estimados parroquianos:

Espero que para esta segunda entrega de "haciendo historietas" su propósito haya cambiado y ya no piense en "voy a hacer un cómic", si no en "voy a hacer una tira, un album, una serie en formato tomo o lo que sea". Como ya saben, el formato que hayan escogido va a condicionar el resto del trabajo que tenemos por delante y, más concretamente, la extensión en páginas de la historieta que vamos a contar.


Algunos formatos son más rígidos que otros en cuestión del número de páginas, pero recuerden que incluso los más cerrados se pueden "expandir" mediante la acumulación de volúmenes. Veamos algunos ejemplos:


Blacksad, de Juan Díaz-Canales y Juanjo Guarnido, consta por el momento de tres álbumes, pero la historia contada en cada uno de ellos es independiente y se puede leer por separado; se puede decir que hay un guión para un album para cada uno de los tres. Lo mismo ocurre con, por ejemplo, Asterix de Goscinny y Uderzo o Teniente Blueberry de Charlier y Guiraud; donde se asume que cada album es una aventura independiente de los personajes protagonistas...

Sin embargo puede ocurrir que la historia que pretendemos contar requiera de más páginas de las que nos ofrece un album. No hay problema, series como El cazador de rayos de Kenny Ruíz o Sky doll de Barbucci y Canepa, o muchos otros cuentan la historia a lo largo de varios álbumes.

La mayor parte de las series de "supers" (me niego a llamarles héroes) requieren de más de un comicbook para llegar a su "final" -obsérvese la ironía-.
El manga japonés, por definición, se basa en laaaargas series de tomos. Hay pocas obras de tomo único... me vienen a la memoria Pesadillas de Otomo, La maldición 2 de Shimizu y Meimu, El caminante de Jiro Taniguchi y algunas recopilaciones de historias cortas (en especial recuerdo El viajero de la tundra, también de Taniguchi).
Otros formatos, especialmente los orientados a la web, son mucho más flexibles en cuanto a su extensión.



En cualquier caso debemos ser conscientes de nuestras propias fuerzas y del enorme esfuerzo que requiere hacer una historieta. Es preferible, a mi entender, empezar con historias cortas antes de sumergirnos en una saga gigantesca que nos supere y deje nuestro tebeo inconcluso.





En fin, lo que quiero decir es que si tenemos clara la extensión de nuestra obra podremos estructurarla con mayor facilidad y coherencia.

Si queremos que nuestro trabajo vaya a ser impreso el número de páginas deberá ser múltiplo de 4, cosa que viene dada por las tecnologías utilizadas por las imprentas. Veámoslo:

Melony lleva a la imprenta su fabuloso tebeo de 4 páginas:

Estas páginas se imprimirán en un rollo de papel continuo por las dos caras:

Luego una máquina llamada guillotina cortará el papel -recuerden la guillotina porque aunque ustedes no sean monarcas es de importancia CAPITAL (juas, juas, disculpen este pésimo juego de palabras) para ciertos "efectos especiales" del cómic-.



Finalmente, otro artefacto plegará y encuadernará el tebeo de Melony.

Como siempre esto es relativo y se pueden encontrar historias de cualquier número de páginas, pero la publicación, indefectiblemente, tenfrá un número total múltiplo de 4.

Creo que con esto ya pueden ustedes tomar una decisión coherente acerca del formato de su obra. Ahora deberán afilar la principal herramienta del historietista y pensar QUÉ quieren contar.

Un saludo de Ioannes Ensis, el historietista gandul.

jueves, 23 de julio de 2009

Anábasis 002

"Anábasis, segunda entrega"
Estimados visitantes:
Tengo que aclarar un aspecto de este tebeo, ya que me han preguntado varias veces por ello.
Los griegos denominaron "bárbaros" a los no hablantes de griego porque su conversación les sonaba como una cháchara que transcribían como "barbarbarbar...", de ahí la palabra "βάρβαρος" (que se traduce literalmente como "el que balbucea") que pasó al latín como "barbarus", también con la connotación de "enemigo" o "extranjero".
Por eso, cuando en esta historieta habla algún persa su texto se limita a "barbarbarbar", además de aparecer en un bocadillo cuadrado para distinguir visualmente (además) un idioma del otro.

lunes, 20 de julio de 2009

Haciendo historietas I

Haciendo historietas: Formato

Me fastidian la mayoría de los métodos para "dibujar cómics".

Fíjense ustedes que no soy quien para dar lecciones de nada a nadie; sin embargo, abusando de su paciencia y de la amistad personal que me une a alguno de ustedes, voy a atreverme a exponer el "método" que uso en las humildes clases que imparto aquí. Para ello contaré con la ayuda de Melony, nuestra bella pero eficaz ayudante... saluda a nuestros ilustres visitantes, por favor...




Estimados visitantes: voy a usar indistintamente los términos cómic, tebeo e historieta -y aún diría manga- por amenidad narrativa. Y no voy a dar ninguna definición de esto, así que, ¡adelante!

Cuando vemos un cómic lo primero que percibimos es su forma física, es decir, el medio en el que se nos presenta el producto. Si Melony lo tiene a bien nos mostrará algunos ejemplos:




Esos son los formatos principales que podemos encontrar en nuestra tienda de cómics favorita.

El tomo es el más pequeño de los tres, mide aproximadamente 11,5 x 18 centímetros, aunque podemos encontrar variantes. Las páginas suelen estar encoladas y la tapa es blanda. A lo mejor tiene una sobrecubierta colorida. Si lo hojeamos y ojeamos -disculpen ustedes este pésimo juego de palabras- veremos un buen número de páginas (por lo general más de cien) con una media de 4 a 6 viñetas por página -aunque esto depende del autor en concreto, pero como media está bien- impresas en blanco y negro. Este es el formato con el que solemos asociar el llamado "manga" de origen japonés.

El comic book es algo más grande: 25,7 x 16,7 centímetros, con las páginas grapadas y también con tapa blanda. Es en el interior donde comienzan las diferencias: apróximadamente 36 páginas, con una media de 6-8 viñetas -esto también es relativo- y , sobre todo, a color. Casi todos los tebeos de "supers" (no me gusta calificarles de héroes) estadounidenses son publicados originalmente en este formato.

El álbum es el más grande de los tres, con diferencia. Aquí la tapa es dura y las páginas pueden ir cosidas o encoladas. El número normal de páginas es de 48, con 8 o más viñetas cada una -de nuevo esto es relativo, claro- y casi siempre a color. Es el, digamos, formato nativo de la escuela franco-belga de historietas.

Pueden encontrar más información aquí.

De estos formatos derivan otros, además de algunos especiales o "inclasificables" propios de ciertos géneros.

Zashi: Es un tochazo (puede tener más de 500 páginas, digamos que entre 300 y 1.000 es lo normal) que recoge distintas historias que luego se publicarán en Tankobon (que es como se dice "tomo" en japonés). Blanco y negro, por supesto.

Libro: Puede recoger una historia larga (lo que se ha dado en llamar "novela gráfica") o una recopilación de comikbooks, retapados y a un precio exorbitante. Blanco y negro o color...

Revista: Igual que las zashi, pero con páginas más grandes, recopilando historietas publicadas originalmente en formato álbum.

Fanzines: todos los tamaños, todas las posibilidades.

Últimamente se está recuperando, gracias a internet, un formato casi desaparecido, aunque fue muy común en nuestro país. Por favor, Melony:





Se debe a los webcomics y, aunque antaño era común encontrar material impreso en este formato, actualmente se usa para evitar los molestísimos "ascensores" de las barras de desplazamiento. Otras soluciones para los webcomics provienen de la prensa diaria: las tiras, que se basan en las tiras cómicas, y las viñetas únicas que provienen del humor gráfico, aunque si se usan para contar una historia -en vez de ser una viñeta suelta- yo prefiero llamarlas "viñetazos".



No creo que la cuestión del formato deba explicarse al final del método (o, como hacen algunos, obviarla).


De modo que si ustedes han decidido hacer un cómic deberán usar la herramienta básica y principal del hisotrietista -el cerebro- y pensar que aspecto final desean que tenga su trabajo.


Esta primera decisión es crucial, porque condicionará el resto de tareas a realizar, así como las estrategias narrativas y recursos que podremos, o no, usar.


Siéntanse libres de dejar en los comentarios cualquier duda, queja o sugerencia que deseen. La bella Melony estará encantada de atenderles (si ella quiere, claro).


Un cordial saludo de Ioannes Ensis (el hisotrietista gandul).

miércoles, 15 de julio de 2009

Anábasis 001

Anábasis es la historia que escribió Jenofonte acerca de sus experiencias como mercenario al servicio del sátrapa persa Ciro el menor. También se conoce el libro como "La expedición de los 10.000".
Antes de poner la primera página tendría que explicar un poco el por qué y el cómo de esta historieta. Resulta que yo trabajo en un pueblo de los alrededores de Madrid, mientras que vivo en la capital. El trayecto incluye el metro, con un trsbordo y sus consiguientes esperas, una larga pausa en el intercambiador de transporte y otro largo trayecto en un autobús de cercanías... en total, cerca de hora y media de ida y otro tanto de vuelta. Resulta que yo aprovechaba estos "tiempos muertos" para leer, pero me dije "¿por qué no hacer una historieta en vez de leer?"; y es por eso que esta primera página está aquí.
Desde el principio pensé en este trabajo para la Licuadora, de modo que eso me condicionó un formato apaisado. Además, los materiales que tenía que usar no deberían ser aparatosos, pues trabajaría en el metro y el autobús, rodeado de gente y las más de las veces de pie, así que estoy utilizando un cuaderno formato DIN A-4, un portaminas 0´5 HB y un bolígrafo negro BIC... nada de regla, goma o cualquier otra sofisticación. Aquí está el resultado, que espero sea de vuestro agrado.

lunes, 13 de julio de 2009

En Madrid, entre dibujos y tequilas

Max Vento estuvo en Madrid hace unos dias presentando su nuevo libro. Esto lo escribió en su blog:

Hace un par de semanas que fue la presentación de mi cómic en Madrid. Por suerte, contábamos en la posterior juerga con Belén García Francoy, periodista de raza que escribió esta crónica en tono de cachondeo que ahora fusilo indecorosamente. Todo un honor aparecer en su concurrido blog Quédate a dormir.

Adios a mi marionravenwoodismo
Tengo este post pendiente desde hace un par de fines de semana. Pero es que, amigos, me ha costado recuperarme de aquella noche, que empezó en un garito de tapeo, continuó en otro de modernos y terminó de mala manera.La culpa fue de Max Vento, autor de "Actor Aspirante", que vino a presentar su nuevo comic a Madrid.La culpa fue de mi hermana Ro que me lió para sacarlo por ahí.La culpa fue de Mauro Entrialgo, que se inventó el juego de beber un chupito de tequila cada vez que escucháramos las palabas "Michael Jackson".La culpa fue del camarero del primer garito, que nos invito a los tequilas.La culpa fue de mi metabolismo, que no es el que era.Vamos por partes. En la cena, entre tapas y cerves, tres dibujantes e ilustradores me hicieron unos dibujitos muy chulos... pero me pidieron algo a cambio.-A ver, periodista, ahora nos harás tú una crónica, ¿no?Escribí una crónica improvisada en una servilleta, y la leí con mi mejor voz de radio. Un rato después mediobosquejé una segunda. La tercera la escribí a posteriori, porque esa noche no estaba en condiciones.

Los dibujantes beben, con o sin, pero no necesitan ir al baño
Si le das a un artista un vaso con líquido bebible dentro, un papel y un boli... y lo tendrás entretenido hasta 6 horas. Esta es la moraleja que sacan Be y Ro de su velada entre comiqueros. Se advierte una pequeña modificación en la conducta, eso sí, si el dibujante en cuestión vive fuera de España. Pero ésa es la excepción. Hasta cuatro rondas de cervezas y nesteas aguantaron Max, Álvaro y Juan sin necesitar pasar al aseo de los chicos... Todo un record, según las experiencias previas de estas dos improvisadas reporteras.

Y luego otra.

Camarero antipático termina siendo un trozo de pan
Los peores modos de la restauración madrileña convertidos en 100 kilos de fan entregado al cabo de cinco rondas, varias raciones, papeles, rotus y dibujos. El camarero empezó mal, con pocas ganas, poco encanto y menos sonrisas, pero tres horas después pedía a los dibujantes Juan Espadas, Álvaro Muñoz y Max Vento que le hicieran algo especial para decorar las paredes del local. El talento todo lo pudo aquella noche, incluso trocar un mal comienzo en un gran final: tres rondas de tequila a cuenta de la casa.

La verdad es que da un poco de apuro que escriban de uno en blogs tan concurridos... pero bueno, además de gandul soy un sin-vergüenza.
Un saludo.

viernes, 26 de junio de 2009

DOS, Primeros síntomas


"DOS, primeros síntomas" es un tebeo con guión de David Braña y dibujo de Hernan Fino.

Como David es colega y me pidió hace muuuucho tiempo un dibujillo para su web, yo, haciendo honor a mi mismo, le he hecho esto, varios meses después:

Si conoceis la obra de Braña sabreis que sus personajes siempre tienen un nivel de profundidad más del que aparentan, por eso dibujé a Sonia sin saber si se marcha, si está esperando a que se acerque a ella Alex o pasa de largo como brisa de abril... la composición me dio el lugar donde debería estar Alex, pero no su expresión... improcisé un poco.

En fin, que si teneis un ratillo y unos eurelios podeis leerlo, que pasareis un buen rato, seguro.

Un saludo de Ioannes Ensis.

jueves, 28 de mayo de 2009

Esposición en la Biblioteca José Hierro de Usera

La Biblioteca José Hierro de Usera (Madrid) cuenta entre sus actividades con la exposición "El cómic español", comisariada por Mart.
Se trata de una muestra del trabajo de autores de la AACE y cuenta con tres trabajos mios, coloreados magistralmente por Guillermo Velasco, junto con el que formo parte del Estudio Thoth.
Ioannes Ensis (El historietista gandul) les desea buenas noches.

miércoles, 27 de mayo de 2009

La caraviñeta

La caraviñeta es un interesante blog dedicado al comic. Lo lleva magistralmente Angux. Muy amablemente me invitó a participar en una de sus secciones, llamada "La Visita", en la que otra gente comenta o escribe lo que le da, más o menos, la gana acerca de las historietas.
Aquí está el enlace de mi visita, a la que adjunté un cutre-dibujillo, por si tienen interés en leer mi opinión sobre "El Príncipe Valiente" de Foster: http://lacaravinieta.blogspot.com/2009/05/la-visita-ioannes-ensis.html

jueves, 23 de abril de 2009

Proceso industrial de creación de tebeos

Hace algún tiempo me pidieron un articulillo. No sé si se ha llegado a publicar, en cualquier caso, aquí está. Espero que no sea demasiado ladrillo.




Proceso industrial de creación de tebeos y su influencia en el aspecto final de un cómic.


Tebeos, historietas, cómics, manga... llámelos como quiera, todos se reducen a una serie de páginas, con una serie de dibujos, que cuentan una historia al lector. Sin embargo tras estos nombres se esconde un proceso de trabajo sobre el que el aficionado a la lectura de historietas apenas repara: la industria del cómic.
Los autores de tebeos solemos diferenciar dos procesos desde que una idea bulle en nuestra cabeza hasta que podemos tocar el material impreso: por un lado está el desarrollo artístico, es decir, llevar nuestra idea a esas páginas, llenarlas de dibujos, contar una historia; por otro la práctica industrial: la maquetación, rotulación, edición, impresión, distribución y comercialización del producto, un proceso sobre el que el autor prácticamente no tiene ningún control. Y, para bien o para mal, el proceso industrial influye decisivamente en el artístico.

Podemos tomar como punto de partida el hecho de que hay tres mercados dominantes en el mundo, con sus diversos mercados satélites, y sus múltiples influencias recíprocas. En primer lugar, y por cercanía geográfica y cultural, tenemos el mercado llamado “franco-belga” que ha influido decisivamente en la concepción de la historieta de la mayoría de los autores españoles. En segundo lugar el mercado estadounidense –o, simplemente, americano- que ha impuesto sus reglas en la mayoría de países centro y suramericanos; y, por último, el japonés –llamado por muchos manga- cuyas influencias se extendieron primero a Corea del Sur, a EE.UU. y finalmente a Europa, China y resto del mundo consumidor de tebeos.

Dependiendo del mercado para el que trabaje un autor se verá sometido a ciertas presiones editoriales, reglas de mercado y expectativas comerciales que condicionarán extremadamente su forma de trabajar.

El mercado más accesible y más tradicional para los autores españoles es el franco-belga (recordemos que somos un país de “emigrantes” en cuanto hablamos de autores españoles que se dedican al tebeo). Por regla general, las editoriales francesas trabajan sobre proyectos: un guionista he redactado un guión y un editor se ha interesado por él. Puede que el proyecto sea presentado conjuntamente por un equipo de guionista y dibujante, o puede que el editor encargue a un dibujante que ponga en viñetas el guión. En cualquier caso, ese guión llegará a manos de un artista que realizará las páginas, probablemente se encargue de los lápices y de las tintas. Estas páginas, ya entintadas, serán enviadas al editor que encargará a otro artista el coloreado de las mismas. Vemos que pueden verse implicados hasta cuatro autores (guionista, dibujante, entintador y colorista) en el proceso artístico, aunque suelen ser tres (guionista, dibujante-entintador y colorista) o, en algunos casos un equipo de dibujante (que hace toda la parte gráfica) y guionista e, incluso, un autor completo que se encarga de la realización de las páginas de principio a fin.
Los últimos casos no pueden darse para los autores que trabajen en el mercado americano, ya que se suelen hacer historietas sobre personajes que son propiedad de una editorial, no de los creadores. De este modo la editorial encarga un guión a un guionista (o lo realiza la plantilla de escritores de la propia editorial), que, una vez ha recibido el visto bueno del editor, es enviado a un dibujante. Los lápices del dibujante se pasan a un entintador y, por último, las páginas entintadas se pasan a un colorista. Aquí la interacción entre los miembros del equipo creativo es nula y lo más seguro es que el dibujante no pueda ponerse en contacto con el guionista por si le surge alguna pregunta, el entintador no pueda ponerse en contacto con el dibujante por si necesitase aclaraciones a la hora de interpretar los lápices, etc. Sin embargo, esta forma de producción “en cadena” permite que el número de páginas mensuales producidas sea mayor que en el mercado franco-belga. Además, un formato menor, con páginas más pequeñas y menor número de viñetas por página, ayuda a la producción de más planchas.
Sin embargo, a la hora de producir, es Japón quién se lleva la palma. Aquí, una vez aprobada la idea por un editor, se pone en marcha un equipo de “mangakas”. A la cabeza del equipo (o estudio) suele estar el sensei (maestro) que se encarga de la distribución de las viñetas y el dibujo de los personajes principales (si le apetece), subordinados a este hay un pequeño ejército de ayudantes que se encargan de todo tipo de labores: entintar los marcos de las viñetas, dibujar fondos, dibujar personajes secundarios, pegar tramas, rotular páginas, hacer retoques informáticos, entintar personajes, entintar fondos, etc. Hay que destacar que muy pocas páginas de “manga” llegan a ser coloreadas dada la enorme cantidad de ellas que tiene que producir el equipo de trabajo. Con esta metodología de trabajo un estudio profesional puede llegar a producir hasta treinta páginas semanales, una enorme cantidad si las comparamos con las 30 mensuales del mercado americano o las 30 trimestrales del mercado franco-belga.

Sin embargo la producción de estas páginas no viene impuesto por el afán de perfeccionismo del artista “europeo” frente al “japonés”, o por la longitud de las historias del creador “japonés” frente al “americano”. El ritmo de producción lo marca el mercado, y aquí es donde las diferencias son más acusadas. Tanto en Europa como en Estados Unidos la mayoría de las publicaciones están orientadas hacia la venta del producto en una serie de librerías llamadas “especializadas”, a las que acude el lector. En Europa se suelen editar en lujosos tomos a todo color de tapa dura y con alta calidad de papel, es común que el lector europeo espere leer uno o dos álbumes al año de su autor favorito. En Estados Unidos la producción está marcada por el cuadernillo grapado, y es común que se lancen series mensuales de estos cuadernillos de unas 30 páginas de historieta. En Japón, sin embargo, cada editorial recoge las historias que está publicando en ese momento en unas gruesas revistas (de más de 500 páginas) impresas sobre un papel de mala calidad y comercializadas a un precio simbólico; estas revistas son de usar y tirar, como nuestros periódicos, pero sirven para que los lectores de esa editorial estén al tanto del material que se está publicando en ese momento. Si el lector está interesado en determinada serie, se acercará a la editorial o a una tienda especializada y comprará el tomo (ya más duradero, con mejor papel y encuadernación).

¿Por qué estas diferencias? En primer lugar porque en Japón la lectura de historieta es un hecho cotidiano, cualquier japonés puede encontrar una serie que coincida con sus gustos y no es un desprestigio (como en otros países) andar por la calle leyendo un manga... allí hay manga especializado en niños, en jóvenes, en mujeres, en ancianos, en homosexuales, en jugadores de golf, cocineros, policías, aventuras, erotismo y sexo... una multitud de géneros que abarca todo. La tirada de una serie de éxito puede llegar a los varios millones de ejemplares. En Francia, por ejemplo, culturalmente no está mal visto la lectura de historietas, aunque es “preferible” una lectura más seria. Las tiradas importantes pueden llegar a varios cientos de miles de ejemplares. En Estados Unidos el cómic es considerado un producto sólo apto para adolescentes (y según la opinión mayoritaria para adolescentes un poco “raros”). En España, sin embargo, la percepción cultural del cómic es la de que es un producto infantiloide y no es digno de consideración... las tiradas de éxito rara vez sobrepasan los mil ejemplares.

Las tiradas son diferentes, los métodos de trabajo también, pero es distinta, sobre todo, la concepción del cómic como negocio. Es importante destacar que el mercado americano cuenta con una industria paralela que, cada cierto tiempo, muestra interés por los cómics. De vez en cuando resurge la moda de los superhéroes (género principal del mercado estadounidense) y Hollywood lanza al mercado una serie de películas de tipos enmascarados y en mallas hasta que el interés del público decae. Al margen de la calidad de dichas producciones hay que destacar que los cómics se benefician de cierta atención mediática durante un tiempo. Es más difícil ver esta connivencia entre dos industrias en el panorama europeo, pero, una vez más, en Japón las industrias aúnan esfuerzos y junta al lanzamiento del tebeo se produce una explosión de nuevos productos: figuritas, llaveros, camisetas, la serie de dibujos animados, toda gama de mercaderías y productos asociados a la historieta.

Sin embargo hay una esfera común en todos estos ámbitos, y es la del cómic fuera de la corriente principal, el cómic no comercial, hecho por aficionados y conocido, aunque en mi opinión erróneamente, como “underground”. Aquí no se puede hablar de aspectos diferentes, si no de coincidencias: tiradas mínimas, pocos artistas a cargo de cada obra, ninguna distribución especializada... Son los fanzines o doujishin. Por lo general tratan temas que las corrientes principales de las grandes editoriales evitan, ya sea por cuestiones morales, políticas o estéticas. Aquí la influencia (tanto de estilo gráfico como de narrativa) de unos mercados sobre otros es muy importante y podemos ver superhéroes dibujados por japoneses, mangas dibujados por europeos, etc. La libertad de creación es total, porque no hay presiones editoriales o industriales para que el dibujo sea de determinado estilo mayoritario, las historias sean de determinado género mayoritario o la búsqueda del beneficio empresarial sea la máxima posible.

Era mi intención tratar de explicar por qué en ciertos países se hacen ciertos cómics y de cierta manera. Muchos aspectos del proceso industrial se han quedado en el procesador (como por ejemplo las negociaciones de derechos de autor o la venta de derechos de explotación al extranjero) porque no afectan tanto a la parte artística de la historieta. Aún así espero que estas palabras puedan ser de utilidad.

sábado, 14 de marzo de 2009

Clases en la Fnac (2)

Por fin he encontrado el blog de la academia C-10 (estaba un pelín escondido).
Aquí podeis ver unas imágenes con algo más de calidad que las que pude hacer yo con el movil y una breve exposición de como se desarrolló la sesión en la que Álvaro Muñoz hizo de oficiante y Carlos Díez y yo mismo de auxiliares:
http://www.academiac10.com/blog/cursos-de-comic-c10-en-fnac/
Muchas gracais a todos por vuestro tiempo.

viernes, 27 de febrero de 2009

Clases en la Fnac y exposición de Mart

El sábado 21 fue un día muy atareado. Después de mis clases en Mangaspirit (Majadahonda), tuve que acercarme a la Fnac de Callao (Madrid) para hacer de profesor asistente en la clase de C-10 que impartió el maestro y amigo Álvaro Muñoz; aquí dejo algunas fotillos del magno evento:
Después ayudé a transportar su piano a Álvaro:
Estuvo amenizando con música en directo la exposición que inauguró el también amigo Mart:

miércoles, 18 de febrero de 2009

Exposición del Estudio Thoth en Collado Villalba

Os adjunto la nota de prensa de la exposición, donde se mostrarán trabajos de mis compañeros (y sin embargo amigos) del Estudio Thoth. Por supuesto se incluyen algunas de mis planchas.



Un saludo a todos y gracias por vuestra paciencia con este historietista tan gandul.

sábado, 24 de enero de 2009

Dibujos para colorear "P"


Debido al nacimiento de la pequeña Alicia y a que me dedico a esto de los monigotes, he decidido -en realidad lo decidí hace tiempo, pero hasta ahora no había tenido la oportunidad- hacerle un libro para colorear. Espero que esté preparado para cuando empiece a quitarme los lápices y colorear mis páginas. Mientras tanto, iré colgando aquí los monigotes.
Por algún extraño motivo he empezado por la "P" en vez de por la "A".
Por favor, sentios libres para imprimir el dibujo y dárselo a vuestros retoños. Si sois tan amables, estaría bien que me enviaseis el resultado de su trabajo y los subiera al blog de los dibujos. Creo que sería muy bonito. Un saludo.