miércoles, 29 de julio de 2009

Haciendo historietas II

Haciendo historietas: Formato II




Buenas noches, estimados parroquianos:

Espero que para esta segunda entrega de "haciendo historietas" su propósito haya cambiado y ya no piense en "voy a hacer un cómic", si no en "voy a hacer una tira, un album, una serie en formato tomo o lo que sea". Como ya saben, el formato que hayan escogido va a condicionar el resto del trabajo que tenemos por delante y, más concretamente, la extensión en páginas de la historieta que vamos a contar.


Algunos formatos son más rígidos que otros en cuestión del número de páginas, pero recuerden que incluso los más cerrados se pueden "expandir" mediante la acumulación de volúmenes. Veamos algunos ejemplos:


Blacksad, de Juan Díaz-Canales y Juanjo Guarnido, consta por el momento de tres álbumes, pero la historia contada en cada uno de ellos es independiente y se puede leer por separado; se puede decir que hay un guión para un album para cada uno de los tres. Lo mismo ocurre con, por ejemplo, Asterix de Goscinny y Uderzo o Teniente Blueberry de Charlier y Guiraud; donde se asume que cada album es una aventura independiente de los personajes protagonistas...

Sin embargo puede ocurrir que la historia que pretendemos contar requiera de más páginas de las que nos ofrece un album. No hay problema, series como El cazador de rayos de Kenny Ruíz o Sky doll de Barbucci y Canepa, o muchos otros cuentan la historia a lo largo de varios álbumes.

La mayor parte de las series de "supers" (me niego a llamarles héroes) requieren de más de un comicbook para llegar a su "final" -obsérvese la ironía-.
El manga japonés, por definición, se basa en laaaargas series de tomos. Hay pocas obras de tomo único... me vienen a la memoria Pesadillas de Otomo, La maldición 2 de Shimizu y Meimu, El caminante de Jiro Taniguchi y algunas recopilaciones de historias cortas (en especial recuerdo El viajero de la tundra, también de Taniguchi).
Otros formatos, especialmente los orientados a la web, son mucho más flexibles en cuanto a su extensión.



En cualquier caso debemos ser conscientes de nuestras propias fuerzas y del enorme esfuerzo que requiere hacer una historieta. Es preferible, a mi entender, empezar con historias cortas antes de sumergirnos en una saga gigantesca que nos supere y deje nuestro tebeo inconcluso.





En fin, lo que quiero decir es que si tenemos clara la extensión de nuestra obra podremos estructurarla con mayor facilidad y coherencia.

Si queremos que nuestro trabajo vaya a ser impreso el número de páginas deberá ser múltiplo de 4, cosa que viene dada por las tecnologías utilizadas por las imprentas. Veámoslo:

Melony lleva a la imprenta su fabuloso tebeo de 4 páginas:

Estas páginas se imprimirán en un rollo de papel continuo por las dos caras:

Luego una máquina llamada guillotina cortará el papel -recuerden la guillotina porque aunque ustedes no sean monarcas es de importancia CAPITAL (juas, juas, disculpen este pésimo juego de palabras) para ciertos "efectos especiales" del cómic-.



Finalmente, otro artefacto plegará y encuadernará el tebeo de Melony.

Como siempre esto es relativo y se pueden encontrar historias de cualquier número de páginas, pero la publicación, indefectiblemente, tenfrá un número total múltiplo de 4.

Creo que con esto ya pueden ustedes tomar una decisión coherente acerca del formato de su obra. Ahora deberán afilar la principal herramienta del historietista y pensar QUÉ quieren contar.

Un saludo de Ioannes Ensis, el historietista gandul.

4 comentarios:

Angux dijo...

Sr. Historietista Gandul, decirle que me está gustando bastante esta sección y que espero ansioso más entregas.

Por lo demás solo decir que Blueberry no suele ser autoconclusivos como Blacksad o Asterix, si no que cada historia consta de varios albunes. Lo que se viene a llamar ciclos.

Genial la ayuda de Melony.

Ioannes Ensis dijo...

Lo primero, muchas gracias por el comentario, un elogio así de tu parte es para mi un orgullo.
Por otro lado eso que comentas acerca del Teniente es realmente cierto. Aún así, cada album puede leerse independientemente debido a lo acertado del guión de Charlier (creo que son las únicas historias del género western que me gustan).
También es cierto que en el caso de Blacksad hay personajes secundarios que aparecen en distintas historias que van acumulando un bagage y que evolucionan de acuerdo a las experiencias adquiridas en historias anteriores, lo mismo que en Tintín o Asterix.
Un saludo.

Espada Dorada dijo...

hey! buenísimo el blog. sos un gran dibujante. Suerte y seguí así

EspadaDorada

Ioannes Ensis dijo...

Gracias, Espada Dorada.