lunes, 20 de julio de 2009

Haciendo historietas I

Haciendo historietas: Formato

Me fastidian la mayoría de los métodos para "dibujar cómics".

Fíjense ustedes que no soy quien para dar lecciones de nada a nadie; sin embargo, abusando de su paciencia y de la amistad personal que me une a alguno de ustedes, voy a atreverme a exponer el "método" que uso en las humildes clases que imparto aquí. Para ello contaré con la ayuda de Melony, nuestra bella pero eficaz ayudante... saluda a nuestros ilustres visitantes, por favor...




Estimados visitantes: voy a usar indistintamente los términos cómic, tebeo e historieta -y aún diría manga- por amenidad narrativa. Y no voy a dar ninguna definición de esto, así que, ¡adelante!

Cuando vemos un cómic lo primero que percibimos es su forma física, es decir, el medio en el que se nos presenta el producto. Si Melony lo tiene a bien nos mostrará algunos ejemplos:




Esos son los formatos principales que podemos encontrar en nuestra tienda de cómics favorita.

El tomo es el más pequeño de los tres, mide aproximadamente 11,5 x 18 centímetros, aunque podemos encontrar variantes. Las páginas suelen estar encoladas y la tapa es blanda. A lo mejor tiene una sobrecubierta colorida. Si lo hojeamos y ojeamos -disculpen ustedes este pésimo juego de palabras- veremos un buen número de páginas (por lo general más de cien) con una media de 4 a 6 viñetas por página -aunque esto depende del autor en concreto, pero como media está bien- impresas en blanco y negro. Este es el formato con el que solemos asociar el llamado "manga" de origen japonés.

El comic book es algo más grande: 25,7 x 16,7 centímetros, con las páginas grapadas y también con tapa blanda. Es en el interior donde comienzan las diferencias: apróximadamente 36 páginas, con una media de 6-8 viñetas -esto también es relativo- y , sobre todo, a color. Casi todos los tebeos de "supers" (no me gusta calificarles de héroes) estadounidenses son publicados originalmente en este formato.

El álbum es el más grande de los tres, con diferencia. Aquí la tapa es dura y las páginas pueden ir cosidas o encoladas. El número normal de páginas es de 48, con 8 o más viñetas cada una -de nuevo esto es relativo, claro- y casi siempre a color. Es el, digamos, formato nativo de la escuela franco-belga de historietas.

Pueden encontrar más información aquí.

De estos formatos derivan otros, además de algunos especiales o "inclasificables" propios de ciertos géneros.

Zashi: Es un tochazo (puede tener más de 500 páginas, digamos que entre 300 y 1.000 es lo normal) que recoge distintas historias que luego se publicarán en Tankobon (que es como se dice "tomo" en japonés). Blanco y negro, por supesto.

Libro: Puede recoger una historia larga (lo que se ha dado en llamar "novela gráfica") o una recopilación de comikbooks, retapados y a un precio exorbitante. Blanco y negro o color...

Revista: Igual que las zashi, pero con páginas más grandes, recopilando historietas publicadas originalmente en formato álbum.

Fanzines: todos los tamaños, todas las posibilidades.

Últimamente se está recuperando, gracias a internet, un formato casi desaparecido, aunque fue muy común en nuestro país. Por favor, Melony:





Se debe a los webcomics y, aunque antaño era común encontrar material impreso en este formato, actualmente se usa para evitar los molestísimos "ascensores" de las barras de desplazamiento. Otras soluciones para los webcomics provienen de la prensa diaria: las tiras, que se basan en las tiras cómicas, y las viñetas únicas que provienen del humor gráfico, aunque si se usan para contar una historia -en vez de ser una viñeta suelta- yo prefiero llamarlas "viñetazos".



No creo que la cuestión del formato deba explicarse al final del método (o, como hacen algunos, obviarla).


De modo que si ustedes han decidido hacer un cómic deberán usar la herramienta básica y principal del hisotrietista -el cerebro- y pensar que aspecto final desean que tenga su trabajo.


Esta primera decisión es crucial, porque condicionará el resto de tareas a realizar, así como las estrategias narrativas y recursos que podremos, o no, usar.


Siéntanse libres de dejar en los comentarios cualquier duda, queja o sugerencia que deseen. La bella Melony estará encantada de atenderles (si ella quiere, claro).


Un cordial saludo de Ioannes Ensis (el hisotrietista gandul).

4 comentarios:

Montse Akane dijo...

¡Genial explicación! :-)

Y los dibujos muy chulos como siempre.

Un saludo.

Ioannes Ensis dijo...

Bueno, espero que sea útil.
No estoy autorizado para explicar nada, pero si que lo estoy para expresar mi opi´nión.
Gracias por el comentario.

Alfonso de la Fuente Ruiz dijo...

Muy ilustrativo. (¡Ups! juego de palabras...)

Ioannes Ensis dijo...

Gracias, Alfonso, por ese juego de palabras y por el comentario 8-)