miércoles, 17 de febrero de 2010

Anábasis 019


Como siempre, boli bic en el ajetreado transporte público de la comunidad de Madrid.


Los griegos en campaña (en la vida en tiempos de paz no lo sé, pero supongo que sería algo similar) comían dos veces en cada jornada, una al medio día y otra al anochecer.Las provisiones se guardaban en los bagajes y siempre quedaba un cuerpo de guardia para proteger los alimentos, bebidas, animales de carga, herramientas y otros objetos transportados por el ejército. También se quedaban aquí los no combatientes, principalmente los sirvientes ya que, al menos, cada hoplita tenía uno a su servicio. Por eso Clearco decide volver con los bagajes... para cenar y tomar un vino (es sabido que se bebía vino en ambas comidas y más antes de entrar en batalla).


Un saludo.

No hay comentarios: