martes, 29 de junio de 2010

Anábasis 033

Como siempre boli bic en el transporte público de la comunidad de Madrid... loas, señores.


Ya se han hecho los juramentos, es la hora de trazar planes para la huida.

Una de las cosas más complicadas en la dirección de los ejércitos de la antiguedad (y de los actuales, no nos engañemos) es la logística. Por lo general cuando una ejército marchaba por territorio amigo, los soldados o sus dirigentes comerciaban con los nativos para obtener alimentos. En caso de que la región estuviese deshabitada o fuese hostil se forrajeaba y saqueaba (a este respecto Jenofonte cuenta una anécdota divertida cuando tratan de capturar avestruces para zampárselos, pero por motivos de gandulería no se ha incluido la escena en este cómic). En la próxima página más sobre el tema del abastecimiento.

Muchas gracias por vuestra fidelidad, comentarios y raciones de pulpo a la gallega.

No hay comentarios: