miércoles, 21 de abril de 2010

Anábasis 026


Loas al transporte público de la comunidad de Madrid, a las latas de sardinas y las horas punta.


Entintado con boli. Ea.

He aquí un dibujín para que me de tiempo a seguir preparando las páginas de historieta.

Vemos un hoplón, que da nombre a los hoplitas. Está hecho de MADERA, de modo que si en jolibud os dicen que se trata de un escudo de bronce, no les creais, está recubierto de una lámina de bronce de menos de 4 milímetros de espesor y ya está. Pesa unos 6,2 kilos, ya que, en este momento, se valora más la movilidad del hoplita que la protección completa. Los blasones se pintaban sobre la lámina. Una de las características destacadas de este tipo de escudos es, según todos los autores clásicos, el borde, que servía para dar estabilidad al cuenco y que no se doblase en batalla y proteger algo más al hoplita.

También hay dos cascos. No tenían correa, como los cascos modernos. Es posible, aunque no seguro, que estuvieran forrados de tela para que la sujección fuera mejor. Muchas veces, debajo del casco, el hoplita llevaba una cinta o un gorro para aumentar la sujección y disminuir la fricción. Las crestas eran de crin de caballo teñida. Se fijaban con pasadores o se pegaban con brea al casco y servían para que el hoplita pareciera más alto e imponente; a finales del periodo clásico también se usaban como símbolo de rango militar.

Las lanzas medían entre 2,75 metros y 2,20, según los ejemplos encontrados. Eran de fresno por su especial combinación de ligereza y resistencia, ya que un tablón de abeto de medio centímetro de grosor y unas medidas que no recuerdo, puede resistir hasta 90 kilos de fuerza sin romperse, uno de roble hasta 115 kilos y uno de fresno hasta 145. Las hastas son más estrechas en la parte superior, donde se fija la punta. Creo que también hemos comentado que se suelen fijar mediante brea, pero que, en ocasiones, se refuerza la sujección con clavos. En el punto de equilibrio de la lanza (dory) se cosía una empuñadura de cuero.

Hay controversias sobre los distintos tipos de espada, yo uso las convenciones de Jenofonte y, según el, la espada "xiphos" era de hoja recta, con doble filo y empuñadura cruciforme, mientras que el sable curvo llamado kopis (literalmente "tajadera") era una adaptación del cuchillo de carnicero doméstico con influencias orientales que tenía un único filo en la parte cóncava y cuyo centro de equilibrio estaba cerca de la punta. Jenofonte llama a esta espada "kopis" y al sable de origen persa conocido como "bracamarte" invariablemente "Machaira".

Perdón por el tostón de texto.

viernes, 16 de abril de 2010

Anábasis 025

Como siempre en el magnífico transporte público de la comunidad de Madrid y con bolígrafo bic.


Todos los estados griegos tenían un heraldo, que era intocable incluso en tiempos de guerra, ya que estaba bajo la protección de Hermes, el mensajero de los dioses, por eso llevaba una vara (kerykeion) con los símbolos del dios y el sombrero del dios (en mi caso lleva una capucha porque una señora insistió a base de codazos y empujones en que no pusiera un sombrero).

Tisafernes era un sátrapa persa y tenía muchas posesiones en la costa de Asia Menor, por lo que usaba a griegos de su satrapía como heraldos, traductores, mensajeros, etc.

miércoles, 14 de abril de 2010