viernes, 21 de mayo de 2010

Anábasis 030

Boli bic y eso... en el metro y eso...




Los borriquitos, pollinos, asnos o acémilas han sido imprescindibles para todos los ejércitos anteriores a la motorización... incluso en pleno siglo XX y en algunos casos todavía en el XXI. De hecho, el señor Wellington afirmó que la categoría de un ejército se media por el valor de sus burros.

En fin, que ya sabemos que ha decidido Clearco y vemos una de las características de los ejércitos en marcha: si el avance (en este caso avance hacia la retaguardia) se puede hacer al amparo de una ccidente natural, como es el rio en este caso, los no combatientes y los bagages irán pegados a el y flanqueados por la gente armada.

Saludos y buenos alimentos.

jueves, 20 de mayo de 2010

Anábasis 029

Como siempre en el metro, con boli y esas cosas.


En esta ocasión Jenofonte opina que Clearco se muestra muy astuto, cosa que yo también creo, porque no deja traslucir ni a sus propios compañeros lo que piensa hacer. Este principio de mantener al enemigo en la ignorancia sobre las propias intenciones lo recomienda también Tsun Tzu en "El arte de la guerra", aunque es evidente que Clearco no lo leyó.

Un saludo, amigos.

jueves, 13 de mayo de 2010

Anábasis 028

Negociaciones.


La historia avanza poco a poco (hay que recordar que va en metro y a boli bic).

Compás de espera.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Anábasis 027

Como siempre boli bic en el metro y el autobús.
He de decir que Clearco se había ido a "sacrificar", cosa que debían hacer los generaloes antes de tomar decisiones importantes. Creo yo que se debe más a los soldados que a las creencias propias de los generales, aunque hay famosos casos de generales paralizados por los augures, como el de Nicias que fue aplastado por el espartano Gilipo en la desastrosa campaña ateniense en Siracusa del 415 a.C.
Además, una de las creencias populares afirma que un ejército debe permanecer en el campo de batalla durante tres días para reclamar la victoria, pero eso no es así hasta la Baja Edad Media, cuando la Iglesia trató de regular la guerra (¡Si, trató de poner reglas a la guerra!).
Una cosa graciosa: me han preguntado muchas cosas en el metro mientras entintaba o dibujada esto, pero mientras hacía está página me hicieron la más intrigante de las preguntas: "perdona, ¿eres cristiano?" ¿Qué habría visto ese muchacho en mis dibujos para llevarle a pensar que soy cristiano?... misterios de la naturaleza humana.
En fin, espero que esta paginilla os guste.